¡Que la boda no se salga de control! 7 claves para que tu boda se ajuste a tu presupuesto.

¡Que la boda no se salga de control! 7 claves para que tu boda se ajuste a tu presupuesto.

 

Una boda debe ser recordada por muchas cosas: por lo felices que lucían los novios, por lo rico que estuvo el menú, por lo bien que se la pasaron los invitados, porque el tío se resbaló y se le cayó la peluca… en fin.

 

Al ser uno de los días más importantes en nuestras vidas, los recuerdos de la ocasión deben traernos sonrisas y nunca sensaciones poco agradables. Por ello, procura que tu boda no se salga de tu presupuesto y se convierta en el doloroso nacimiento de una deuda monumental.

 

Hay muchas maneras de ahorrar sin tener que sacrificar la esencia de la boda, y aquí te presentamos algunas:

 

  1. Organización

 

Siempre, siempre y ante todo, la organización. Planear con anticipación tu evento puede reducir costos, así que empieza cuanto antes. Lo primero es hacer una lista de invitados, seleccionando específicamente a quienes asistirán con toda seguridad y felicidad.

 

Después, haz una lista con tus gastos y separa los que son realmente imprescindibles de los que pueden recortarse o reducirse. Imponte topes de presupuesto indoloros: cada vez que te sientas tentada a gastar de más, piensa en que el dinero que ahorres lo podrás disfrutar con tu futuro esposo en otra cosa más importante o divertida.

 

Lleva un control riguroso de tu dinero y, de preferencia, no solicites préstamos bancarios.

 

  1. Lugar, fecha y hora

 

Se puede reducir gastos en los eventos si se elige con cuidado dónde y cuándo llevarlos a cabo. Selecciona un lugar que cuente con todos los servicios para que no tengas que pagar más contratando proveedores por separado. Durante la época vacacional, los precios se elevan, así que mejor elige una fecha en la temporada baja.

 

Recuerda que las bodas por la mañana requieren de más tiempo y, por lo tanto, más gasto que las bodas de noche, además de que las fiestas nocturnas siempre son llamativas y concurridas. También puedes hacer tu boda en viernes, jueves o domingo, ya que los sábados son días muy solicitados.

 

  1. Ayuda profesional

 

La ayuda profesional pocas veces es más un gasto que una inversión: los organizadores de bodas pueden ayudarte a aprovechar tu dinero y a conseguir la mejor calidad posible en lo que consumas, así que no descartes su colaboración.

 

Los profesionales pueden conseguir proveedores económicos o incluso paquetes de bodas, y, además, no tendrás que preocuparte por los detalles porque ellos te ayudarán a resolverlo todo antes del gran día.

 

  1. Recuerditos

 

Busca obsequios útiles para tus invitados, padrinos y madrinas: no sólo lo agradecerán, sino que lo conservarán por mucho tiempo y no habrás gastado en balde.

 

Hay muchas opciones para que tus recuerditos sean innovadores y útiles: para tus centros de mesa, juega con velas, jarrones y macetas para que tus invitados no los tiren en cuanto se marchiten las flores; regala kits de belleza o equipos para sobrevivir a la cruda del día siguiente; obsequia pantuflas, flats y playeras: pedir al mayoreo te ahorrará bastante dinero.

 

  1. Bebidas

 

Comprar las bebidas por tu cuenta puede ser más económico que adquirirlas junto con el banquete, aunque depende del consumo que calcules que habrá en tu boda, de la hora de la recepción, y de los paquetes que tu servicio de banquete pueda ofrecer. Toma todo esto en cuenta.

 

Sin embargo, puedes comprar las bebidas poco a poquito, por ejemplo, cada quincena, ya que adquirirlo todo al mismo tiempo sí puede significar un gasto pesado.

 

  1. Originalidad

 

Seguir tu propio estilo puede ahorrarte dinero: recuerda que tu boda no debe seguir al pie de la letra las tendencias de las revistas o de las redes sociales. Cuida de no imitar a tus amigas o familiares: si algo en una boda o en un artículo te gustó, tómalo como inspiración y adáptalo a tu personalidad y a la personalidad que tendrá la boda. Así, los gastos que realices te dejarán totalmente satisfecha.

 

Busca todas las opciones que necesites hasta que encuentres proveedores, profesionales y productos que te convenzan y que te convengan.

 

  1. Aprovecha las temporadas

 

Usa la decoración correcta para que, el mes en el que te cases, esté presente a través de sus sabores y colores. Consumir productos de temporada, tanto en la comida como en la decoración, puede reducir los costos.

 

También plantéate la posibilidad de una boda temática, ya que, además de ser muy bonitas, pueden ser más económicas. O, por el contrario, elige diseños sencillos y elegantes pero de alta calidad.