5 supersticiones de boda que puedes pasar por alto

5 supersticiones de boda que puedes pasar por alto

“Tu boda será perfecta siempre que la hagas como siempre quisiste, no te cohíbas en nada y dejes de hacer cosas por supersticiones o creencias en la mala suerte. Hoy te decimos cinco supersticiones que puedes dejar de lado.”

Creas o no en las supersticiones y aunque es probable que en pleno siglo XXI seas como la mayoría de personas que no cree en la mala suerte, ni en la magia, cuando se trata de tu boda no puedes evitar buscar supersticiones y cumplirlas, aunque sea sólo “por si acaso”. Por eso hoy queremos desmentir, desmontar o cazar cinco supersticiones de las que deberías olvidarte al momento de organizar tu boda.

  • En martes 13 ni te cases ni te embarques. El martes es un día consagrado a Marte, el dios de la guerra, por eso desde tiempos muy antiguos se recomendaba no comenzar ningún proyecto importante ese día. Por otro lado el 13 es considerado por todo el mundo como el número de la mala suerte. Por eso si juntas estas dos supersticiones, y te casas un martes 13 sería el colmo de la mala suerte para muchas parejas.

Nuestra opinión: La mayoría de matrimonios se celebran los fines de semana por lo que si te animas a casarte un día martes, seguro que encontrarás muchas ofertas y mejores precios de los proveedores, de esta forma tendrás la buena suerte de ahorrarte muchos soles. Con respecto al número 13 hay muchos que en lugar de considerarlo de mala suerte creen que es su número cabalístico. Recuerda que las supersticiones y creencias son muy relativas.

 

  • Los novios no pueden verse antes de la boda: En la antigüedad como los matrimonios eran concertados entre las familias, con frecuencia los novios ni siquiera se conocían antes de casarse, por eso para evitar que el novio cambiara de opinión al ver a la novia, se prohibía que la viera hasta el momento del matrimonio. De ahí nace la creencia que dice que trae mala suerte que el día de la boda los novios se vean antes de la ceremonia.

Nuestra opinión: Hoy en día existen muchas parejas que antes de pasar por el altar, ya llevan un buen tiempo viviendo juntos, sólo por una tradición antigua no necesitas cambiar tu vida para cumplirla. El día de tu boda es un día para celebrar el amor que se tiene el uno al otro, por eso no hay nada malo en querer compartir todo el día con tu pareja. Si ya viven juntos no hay ningún problema en que duerman juntos la noche anterior, pueden disfrutar de un desayuno muy romántico el día de la boda. Puedes decidir si cambiarte en el mismo lugar que tu pareja o puedes hacerlo en habitaciones separadas, para darle la sorpresa a tu pareja cuando te vea con la vestimenta de novio o novia.

  • Evita las rosas amarillas: La superstición nace debido a un libro que se publicó en la época victoriana, bajo el título “El lenguaje de las flores”. El libro se hizo muy popular y en él se le daba a cada flor un significado especial. Según este libro las rosas amarillas significaban celos, desde ahí las novias evitaban llevar esas flores en ese color en sus bouquet de novia o usarlas en la decoración de su boda.
  • Nuestra opinión: Olvídate de las supersticiones y si te gustan las rosas amarillas llévalas sin ningún problema el día de la boda. Recuerda que el verdadero significado de las flores es el que tú quieras darle. Seguro que hay flores que te gustan porque te recuerdan tu infancia o a una persona especial y usar ese tipo de flores el día de tu boda es una manera de rendirle homenaje.

 

  • Que no se te caiga el aro de matrimonio: Hay una antigua creencia que dice que si alguien se le cae el aro de matrimonio durante la boda, eso significa que esa persona morirá pronto.
  • Nuestra opinión: Cada vez son menos los que creen en esta superstición, a nosotros nos parece bastante descabellada. Lo que sí podemos aconsejarte es que a nadie se le caiga el aro de matrimonio principalmente porque son muy delicados, se puede estropear o perderse. Por eso, si el encargado de llevar los anillos al altar es un niño muy pequeño, te recomendamos que no se los des hasta el último momento y que ates los aros al cojín o al porta anillos que elegiste para la ocasión.

 

  • La novia debe entrar en brazos en su nueva casa:

Esta es una superstición que tiene sus orígenes en la antigua cultura romana, los romanos creían que si el novia entraba cargada en los brazos del novio, esto la protegía de los malos espíritus.

  • Nuestra opinión: Se trata de una tradición divertida y romántica, por eso aunque no creas en el antiguo significado, puedes cumplirla sin problemas, será un momento que tú y tu pareja van a recordar para toda la vida.

 

Después de leer estas supersticiones, ¿te animas a romper con alguna de ella, o hay una que decidiste cumplir para el día de tu boda?